sábado, 15 de enero de 2011


Grita como si en tus palabras se escondiera el mañana, llora con la nostalgia que implican las lagrimas, sonríe como si fuera la última vez que encuentres la felicidad, ríe como si hubieras presenciado el evento más divertido del mundo. Pero nunca calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario